Blog

BECADOS REALIZAN PRÁCTICAS PROFESIONALES EN EMPRESA ENAP

A pasos de egresar de la Educación Superior, ocho estudiantes tuvieron la experiencia de trabajar en la Empresa Nacional del Petróleo.

Tras un convenio de colaboración entre Fundación Puente y la Empresa ENAP, ocho becados de la Fundación, pudieron realizar sus prácticas profesionales en la Empresa Nacional del Petróleo. Los jóvenes practicantes, entre los meses de diciembre de 2016 y abril de 2017, se incorporaron a diferentes Gerencias según sus intereses en el plano laboral y su formación profesional. Así, están dando un paso concreto para finalizar su etapa estudiantil y convertirse en profesionales.

Antes de comenzar sus prácticas, ENAP capacitó y  evaluó, mediante una jornada de reflexión a los estudiantes, con el  fin de poder resolver situaciones mediante el trabajo en equipo, habilidades laborales y el rol de cada uno al integrarse a una empresa. Por otra parte, se les entregó información sobre la empresa y se respondieron dudas respecto a los trámites administrativos de sus pasantías en el lugar. De esta forma ENAP, se comprometió con Fundación Puente para ayudar a hacer realidad el sueño de los jóvenes: ser profesionales.

Del grupo de becados, Diego Vicuña, estudiante de Ingeniería en Construcción del Instituto Profesional DUOC UC,  se desempeñó en la Refinería de Aconcagua, específicamente en el proyecto de construcción de Cogeneradora. Para Diego, realizar su práctica en ENAP significó un fuerte impulso en su futuro profesional. “El nivel de exigencias en cuanto al nivel de requerimientos técnicos me generó un interés que no sentía hace mucho tiempo por una actividad, además de aprender un sin fin de aristas de mi carrera que quizás las conocía muy superficialmente, pero aquí con el tiempo y mucho estudio aprendí a dominarlas y a crear hábitos para llevar a cabo mis funciones”, afirmó Diego.

Para Stephanny Araya, estudiante de Ingeniería en Comercio Internacional de la UTEM, quien también realizó su práctica en ENAP, esta ha sido una gran instancia, “me siento muy contenta de haber tenido esta oportunidad y poder aprovecharla, ya que yo en otras circunstancias no habría podido ingresar a hacer la práctica profesional en una empresa tan relevante para el mundo del comercio internacional en Chile”, comenta.

El testimonio de Bárbara Zúñiga, estudiante de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, desarrollar su práctica profesional en ENAP, es un sueño que jamás pensó llevar a cabo en una empresa tan reconocida en el país. “La mayoría de mis compañeros me preguntan cómo llegué aquí, y yo les digo que gracias a Dios y a una Fundación a la que pertenezco, la que ha sido un pilar fundamental en esta estadía universitaria por Santiago, ya que yo vengo de Rancagua”, comentó Bárbara.

Además señala que “esta empresa tan importante a nivel nacional, entrega experiencia y aporta al curriculum de un estudiante. Además, antes de realizar esta práctica, tenía miedo y nervios incluso pensé en no realizarla acá. Pero en fin, creo que Dios me tenía preparado todo, e incluso el escritorio desde donde ahora les escribo. Mi experiencia acá ha superado todas mis expectativas  de  lo que en algún momento imaginé. Me voy felizmente agradecida de Dios, de la Fundación y de ENAP.

En tanto Claudia Pérez, practicante del área de Control, señaló que al realizar esta práctica profesional pudo aprender muchas cosas no sólo en el ámbito profesional, sino que también en lo personal. Por otra parte, Priscila Vidal se siente privilegiada de esta gran oportunidad, ya que muchos jóvenes quisieran poder tenerla.

El caso de Diego Vicuña y su práctica en ENAP, fue provechosa en cuanto a aprendizajes, ya que  todos los días vivió nuevas experiencias, procedimientos y conocimientos con respecto al ámbito de la construcción, lo que sin duda se fue dando gracias al grato y acogedor ambiente laboral. Tal como él lo señala siempre se desempeñó como un trabajador, nadie hizo diferencias por ser practicante, lo cual le permitió adquirir confianza en sus conocimientos y generar innovaciones que fueron útiles para el desarrollo de un emblemático proyecto de ENAP.

René Tabilo, Gerente de Recursos Humanos de ENAP, afirma que “como empresa pública que promueve la inclusión y la diversidad, la integración de las y los jóvenes de la Fundación Puente quienes llevaron a cabo su práctica profesional en nuestra organización, ha sido un gran aprendizaje y un desafío. La incorporación de estos jóvenes, a través de un programa de becas, ha significado un real aporte en las áreas en las que se han desempeñado, destacando valores como la responsabilidad, el compromiso, así como habilidades y competencias en las tareas asignadas. A través de este tipo de iniciativas, ENAP logra incorporar la experiencia de nuevas generaciones que disponen de sus talentos para el cumplimiento de procesos, trabajo y metas, permitiéndoles, de paso, acumular conocimiento y oportunidades en el paso por nuestra empresa”.

Cabe señalar que este convenio entre ENAP y Fundación Puente se extiende por cinco años, lo cual es muy relevante para ambas instituciones. Para la Fundación, poder entregar estas oportunidades a sus becados les permite ampliar los horizontes para el futuro laborar de sus beneficiarios. “Las herramientas que han recibido parte de nuestros becados, a través de sus prácticas, les ayuda a dar con confianza y preparación su primer paso en el ámbito laboral y se concreta nuestra visión de ser un puente que  permite hacer los sueños realidad, ayudando a jóvenes en vulnerabilidad social a convertirse en profesionales íntegros al servicio de nuestro país”, señala Carolina Farfán, Directora Ejecutiva de Fundación Puente.

Finalmente el Gerente de Recursos Humanos, comenta que para ellos es prioritario continuar con esta iniciativa de integración que además “responde a la Política de Diversidad e Inclusión de nuestra empresa, y a los lineamientos de esta Gerencia que se ha esforzado por incorporar en su planificación como eje clave de gestión. Nos enorgullece ser la primera empresa pública que desarrolla un programa que contribuya al desenvolvimiento profesional de jóvenes vulnerables, quienes a través de su permanencia otorgan valor a la organización, pero además adquieren experiencia laboral en una empresa reconocida y que aporta de manera significativa al desarrollo de Chile”.

Compartir en