Blog

Cuando ayudar y dar una mano depende sólo de nosotros…

Recientemente, Fundación Puente recibió una importante donación, la cual permitirá, en 2017, beneficiar durante un año a seis nuevos estudiantes de educación superior. Sin embargo, más allá de poder ampliar la labor de la institución, lo cual sin duda es muy significativo, resulta esperanzador el origen de este aporte.

Isabel Campos y Juan Carlos Claro, joven pareja decidió unirse en sagrado matrimonio. Ellos, querían que su boda tuviese un sello especial, algo que plasmara y concretara sus anhelos de vida que habían construido juntos. Fue así, como decidieron que sus regalos de matrimonio, se transformaran en donaciones para Fundación Puente.

Juan Carlos, conoció esta idea a raíz del matrimonio de un amigo, en donde los novios invitaban a hacer una donación a una fundación, en vez de promover hacer regalos de una lista de multitienda. “Al momento de empezar a tomar decisiones sobre nuestro matrimonio yo insistí en replicar esta idea. Pensaba que habiendo sido tan bendecidos en nuestras vidas, quería “devolver la mano” a otros que lo necesitaran más”, afirmó Juan Carlos.

Por su parte, Isabel, señaló con mucha honestidad que en un principio le costó embarcarse en esta nueva idea; sin embargo, luego de conversarlo y rezarlo juntos decidieron realizarla. “Juan Carlos me mostró la grandeza de esta acción y lo coherente que era con los anhelos de vida que habíamos construido juntos, soñando nuestra nueva forma de vida. En el colegio una profesora me decía que uno da el 1% a Dios y que Él da más del 100%. Así lo creo, pero no puedo negar que tomar decisiones coherentes a eso, no es fácil. Así que saltamos juntos en esta iniciativa”, comentó Isabel.

Que Fundación Puente se haya visto beneficiada con tan destacable gesto, no es casualidad. Ellos la conocían y  les pareció que a través de la labor que realiza, podrían ayudar a jóvenes que quieren convertirse en profesionales. “Estamos muy involucrados en la educación, lo cual es significativo dado que la intención de la Fundación Puente es apoyar a jóvenes en educación superior a terminar sus estudios. Además, la coherencia de la propuesta de la Fundación para brindar ese APOYO a los jóvenes, no solo se concreta en recursos económicos para traslados y materiales, sino que también se invierte en toda una malla de talleres con énfasis sico-social, espiritual y valórico”, señalan.

La acogida de esta invitación que hicieron los novios fue muy positiva, tanto familiares como amigos comentaron lo novedoso y generoso de esta iniciativa. “Algunos donaron todo su regalo a la Fundación y otros decidieron dar una mitad a la fundación y otra mitad a través de un regalo material. Con eso nos dimos cuenta de que a las personas igual les gusta hacer un regalo para la nueva casa. Creemos que es una conducta muy arraigada social y culturalmente, donde los otros como parte de tu red de apoyo, te quieren dar algo concreto para que empieces con el pie derecho en este nuevo camino. Y eso lo recibimos con mucho cariño también”, comenta Isabel.

Compartir en