20 AÑOS DE UNA INCESANTE Y NOTABLE LABOR

Estimados Socios (as):

 

En este año tan importante para nuestra fundación, recuerdo con mucha alegría la invitación que me hizo el Padre Andrés Moro en el año 2004, para ser parte de este proyecto. Lo que más me motivó fue tener la oportunidad de apoyar a un grupo de jóvenes estudiantes que están muy cerca de cumplir su sueño de ingresar a la universidad para convertirse en profesionales, pero al mismo tiempo muy lejos, y que necesitaban de un apoyo que no tenían para lograrlo. Estos jóvenes son estudiantes que pese a todas las dificultades que les ha tocado vivir, decidieron y lograron entrar a la educación superior, pero que les hace mucha falta un acompañamiento, una mano amiga que les diga que sigan adelante y que son capaces de lograrlo.

En la Fundación estamos llenos de historias maravillosas y épicas que nos ha tocado conocer en primera persona. Sinceramente creo que lo que hacemos por ellos a nombre de todos los socios que nos apoyan, tanto como equipo y como Directorio, es poco al lado de lo que hacen ellos en el día a día enfrentando todas las adversidades para sacar sus carreras adelante. La adversidad y la necesidad de un acompañamiento son los factores comunes que vemos entre nuestros becados y que nos motivan cada día a realizar nuestra labor.

Por lo anterior, el nombre “Puente” es algo muy significativo, ya que de alguna manera les ayudamos como Fundación a “cruzar” cada una de las barreras que enfrentan y así puedan convertirse en profesionales. Con este esfuerzo, estos jóvenes están cambiando radicalmente sus vidas y, no solo a ellos, sino que también la de sus familias y seguramente las de todas las generaciones que vendrán posteriormente.

Como Directorio, estamos muy conformes con los resultados obtenidos en estos 20 años. Ya son 400 los jóvenes que se han convertido en profesionales con el apoyo de Fundación Puente. Hemos beneficiado a más de 1.600 personas, incluyendo a nuestros becados y sus familias. Un indicador que nos enorgullece aún más es que sólo el 2% de nuestros becados deserta de la educación superior, cifra que es mínima en comparación con los niveles de deserción a nivel nacional. Esto explica finalmente el éxito de nuestro programa de becas: jóvenes que terminan sus estudios y quedan preparados para enfrentar el mundo profesional.

Este año en el que cumplimos 20 años, hemos dado un paso más allá en el apoyo a nuestros becados. Hemos firmado un acuerdo con la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) en materia de inclusión laboral, de tal forma de ampliar las fronteras laborales de nuestros becados. Desde este mes, ENAP ofrecerá oportunidades laborales concretas a nuestros becados que están cerca de egresar.

Por último, 20 años de existencia no los cumple cualquier fundación. Lo anterior da cuenta del compromiso y responsabilidad de cada una de las personas que ha confiado en este proyecto, y también del equipo de Puente y de su Directorio. Nuestros agradecimientos a todos ellos y también a Dios por darnos la fuerza necesaria para mantener más vivo que nunca este proyecto y a nuestra querida Fundación Puente.

Que sean muchos años más!

Un cordial saludo,

Sebastián Cereceda Silva

Presidente de Directorio

Fundación Puente