Jornada formativa “Reconociendo mis fortalezas y debilidades”

El día viernes 8 y sábado 9 de junio se realizó la jornada formativa “Reconociendo mis fortalezas y debilidades” donde 56 becados asistieron, disfrutaron, aprendieron y compartieron experiencias y entretenidos momentos en torno a esta temática.

La actividad organizada por el Área Social de Fundación Puente, estuvo marcada por el entusiasmo y gran participación de los becados. El enfoque de la jornada fue descubrir qué nos hace diferentes y únicos, reconociendo nuestras fortalezas y debilidades.

Para comenzar se realizó una competencia por equipos, en esta actividad los becados realizaron disfraces, hicieron esculturas, crearon payas y armaron rompecabezas con el objetivo de desarrollar cualidades y habilidades propias de los jóvenes a través de juegos y  dinámicas.

Posterior a la actividad, se realizó una liturgia guiada por el Padre Andrés Moro, quien invitó a trabajar en grupos para reflexionar y reconocer sus principales fortalezas y debilidades. Como signo final se usó una piedra que se fue entregando a cada uno de los becados e invitándolos a fundar sus vidas sobre esa roca firme: “Cayó la lluvia, vinieron los ríos, y soplaron los vientos, y azotaron aquella casa, pero ésta no se vino abajo, porque estaba fundada sobre la roca” Mateo 7, 25.

Una vez finalizada la liturgia, se realizó una convivencia y show nocturno con el fin de reflexionar acerca de los intereses personales, fomentar la participación y vinculación de los becados, propiciar un espacio de autoconocimiento y potenciar una mejor autoestima.

El sábado, el psicólogo y docente Juan Pablo Varas realizó un taller de carácter teórico-práctico donde utilizó metodologías participativas que incentivaron la reflexión, co-construcción de conocimientos y vinculación entre los jóvenes.

El objetivo del taller apuntó a que cada uno de los becados lograra reconocer sus fortalezas y debilidades. “El mensaje importante que rescatamos fue entender que éstas son momentáneas y pueden tomarse como grandes oportunidades para seguir creciendo. También recalcamos el ser conscientes que nuestra historia no nos determina, simplemente son elementos que tenemos que asumir como posibilidades de ser líderes de nosotros mismos”, expresó Juan Pablo.

El taller se enfocó también en la importancia de potenciar a los becados como futuros profesionales en el mundo laboral, a través de técnicas y herramientas de autoconocimiento y descubrimiento como el test de rorschach, lo cual les permitió analizarse a ellos y el cómo se ven frente a los demás.

Hacia el término de la jornada los becados reflexionaron en torno a aquellas debilidades o flaquezas que interfieren negativamente en sus procesos académicos. “Las más recurrentes fueron; la baja tolerancia a la frustración, ansiedad, baja autoestima, permeabilidad emocional respecto a problemáticas familiares y procrastinación. Cualidades que significan un desafío a abordar tanto para becados como para la Fundación Puente ya que en la medida que estas se reviertan los estudiantes podrán alcanzar sus metas de mejor manera, con una carga más liviana”, expresa Pamela Espínola, Jefa del área social.

La jornada finalizó con la entrega de una medalla para cada becado, quienes rescataron el concepto que los identificó durante los dos días y lo tallaron en su medalla como signo y reconocimiento de sus fortalezas.